Ir a la universidad (el bachillerato)


En el artículo anterior nos preguntábamos si tras terminar los estudios de ESOEducacion Secundaria Obligatoria → Educación Secundaria Obligatoria, sistema español de enseñanza. debíamos estudiar o buscar trabajo. Y a la vista de los datos sobre ofertas de empleo para titulados solo con enseñanzas obligatorias, llegamos a la conclusión de que el camino más razonable era seguir estudiando. En ese punto, se nos planteaba otro dilema:  ir a la universidad o estudiar formación profesionalConjunto de materias y acciones educativas que tienen como finalidad la preparación de una persona para adquirir una cualificación profesional que le permita ejercer una actividad laboral (en la práctica, se excluyen de esta formación los estudios universitarios).

Dejaremos la formación profesionalConjunto de materias y acciones educativas que tienen como finalidad la preparación de una persona para adquirir una cualificación profesional que le permita ejercer una actividad laboral (en la práctica, se excluyen de esta formación los estudios universitarios) para mejor ocasión. En la presente entrega de esta serie vamos a escoger la primera opción, la universidad, para tratar de describir en qué consiste, qué oportunidades laborales puede ofrecernos, y cómo es posible llegar a ella. En este punto, quiero señalar que la universidad está a tu alcance, tanto si has aprobado la ESOEducacion Secundaria Obligatoria → Educación Secundaria Obligatoria, sistema español de enseñanza. como si no. ¿Lo sabías? 

 

¿Qué hacer después de la ESO?
¿Qué hacer después de la ESO? Estudiar o trabajar 
(Figura: KOKESAN. Puedes reproducirla citando a su autor y la fuente: http://blogaplicacionez.es o http://formacionez.com)

 

La universidad

Una universidad es un sistema de enseñanza superior, de investigación y de cultura que tuvo por origen las escuelas catedralicias y monásticas de la Edad Media. El nombre procede del latín universitas magistrorum et scholarium, «comunidad de profesores y estudiantes», y en principio no era mucho más que eso: una congregación de unos pocos clérigos que intentaban transmitir su saber a contados discípulos. Las universidades solían tener facultadesCentro docente donde se imparten estudios superiores especializados en alguna materia o rama del saber. Generalmente constituye una subdivisión de una universidad de artes (filosofía), de derecho (derecho canónico y civil), de medicina y de teología, aunque con el desarrollo de otras disciplinas, principalmente en el siglo XVIII, fueron añadiéndose algunas de investigación científica.

En Europa, la primera universidad fue la de Bolonia (1089), en Italia, pero no ostentó el título de manera oficial hasta 1317, por lo cual ese honor recaería primero en 1252,  por edicto de Alfonso X de Castilla y León, sobre la Universidad de Salamanca (España), que había sido fundada en 1218. No obstante, la más famosa fue la Universidad de París, del año 1150, que serviría de modelo para las que se fueron creando en Inglaterra, Italia, España y Portugal en los años siguientes. Al llegar la Edad Moderna casi todos los países de Europa tenían universidades, aunque hasta el siglo XIX solo muy pocas personas podían acceder a ellas; en cambio, a fines del XX, la tasa de población europea con estudios universitarios alcanzaba el 30%.

En España, y también en algunos países europeos, las universidades se han organizado tradicionalmente en facultadesCentro docente donde se imparten estudios superiores especializados en alguna materia o rama del saber. Generalmente constituye una subdivisión de una universidad y escuelas universitariasUna escuela universitaria es un centro docente donde se imparten estudios superiores (universitarios) especializados en alguna materia o rama del saber. En sentido estricto, no se diferencia de una facultad, salvo porque las escuelas suelen estar vinculadas a carreras de ingeniería o arquitectura, las primeras dedicadas a enseñar artes, letras y ciencias, y las segundas a las ciencias aplicadas, como la ingeniería y la arquitectura. Las facultades otorgaban titulaciones de diplomadoAntigua titulación de educación superior en España que se obtenía tras realizar un programa de estudios universitarios de 3 años de duración y licenciadoTítulo que se obtenía tras realizar y superar ciertos estudios de educación superior (universidad) entre 4 y 6 años de duración. El Plan de Bolonia ha sustituido esta titulación por los títulos de Grado y Máster y doctorTitulacioñ académico de quien ha obtenido un doctorado (los estudios universitarios más altos, de duración variable según la universidad). Se requiere un título de Máster. Por su parte, en las escuelas universitarias podían obtenerse los títulos de de ingeniero técnicoEn educación, antes del Plan de Bolonia, Ingeniero Técnico era un título universitario obtenido al superar estudios de 3 años de duración, equivalente a una diplomatura. En la actualidad, ha sido sustituido por el título de Grado y arquitecto técnicoEn educación, antes del Plan de Bolonia, Arquitecto Técnico era un título universitario obtenido al superar estudios de 3 años de duración, equivalente a una diplomatura. En la actualidad, ha sido sustituido por el título de Grado,  ingeniero superiorEn educación, antes del Plan de Bolonia, Ingeniero Superior era un título universitario obtenido al superar estudios de 6 años de duración, equivalente a una licenciatura. En la actualidad, ha sido sustituido por el título de Máster  y arquitecto superiorEn educación, antes del Plan de Bolonia, Arquitecto Superior era un título universitario obtenido al superar estudios de 6 años de duración, equivalente a una licenciatura. En la actualidad, ha sido sustituido por el título de Máster, así como también el de doctorTitulacioñ académico de quien ha obtenido un doctorado (los estudios universitarios más altos, de duración variable según la universidad). Se requiere un título de Máster en ingeniería o arquitectura. Este sistema se ha mantenido casi invariable hasta la primera década del siglo XXI, momento en el cual se producen cambios realmente importantes, que explicaré a continuación.

 

 

El Espacio Europeo de Educación Superior

Factores como la globalizaciónProceso a escala mundial que consiste en la creciente comunicación e interdependencia entre los distintos países del mundo uniendo sus mercados, sociedades y culturas, a través de una serie de transformaciones sociales, económicas y políticas y la gran recesiónCrisis económica mundial que comenzó en el año 2008, originada en los Estados Unidos. Posibles causas: fallos en la regulación económica,​ de delitos cometidos por los bancos, la sobrevalorazión de productos, escasez alimentaria y energética, etc., entre otros muchos, han modificado sustancialmente nuestra forma de entender el trabajo, y dado pie a varias iniciativas en la Unión Europea. Una de ellas es el Marco de Cualificaciones Europeo (EQFMarco común de referencia de la Unión Europea que toma como criterio de acreditación profesional y de formación las competencias laborales, con el fin de fomentar la movilidad de trabajadores en los países miembros
European Qualifications Framework → EQF
), del que ya hablamos la entrega anterior de esta serie, cuya aplicación no solamente afecta al empleo, sino también a la educación, pues establece ocho niveles de cualificación profesionalEs el conjunto de competencias profesionales con significación para el empleo que pueden ser adquiridas mediante formación o a través de la experiencia laboral, siendo los tres últimos (6, 7, y 8) correspondientes a estudios universitarios. En España, el Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales (CNCPCatálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales → Sistema que pretende inventariar las profesiones más significativas del momento, clasificadas por familias profesionales y jerarquizadas en 5 niveles de cualificación) reduce esos niveles a cinco, y asigna los primero al sistema de  formación profesionalConjunto de materias y acciones educativas que tienen como finalidad la preparación de una persona para adquirir una cualificación profesional que le permita ejercer una actividad laboral (en la práctica, se excluyen de esta formación los estudios universitarios), pero reserva los restantes (4 y 5) para la formación universitaria.

Otra iniciativa, en una línea semejante, es lo que se conoce comoproceso de BoloniaAcuerdo de colaboración firmado en 1999 por los ministros de educación de 29 países de la Unión Europea que tenía como objetivo facilitar el intercambio de titulados y adaptar el contenido de los estudios universitarios a las demandas sociales, un acuerdo de colaboración firmado en 1999 por los ministros de educación de los países de la Unión Europea que, después de varias reuniones y comunicados, el último de 2007, ha supuesto la creación del Espacio Europeo de Educación Superior (EEESEspacio Europeo de Educación Superior → Ámbito de organización educativo que pretende armonizar los distintos sistemas educativos de la Unión Europea y proporcionar una forma eficaz de intercambio entre todos los estudiantes y docentes), con los siguientes objetivos fundamentales:

  1. Homogeneización de títulos universitarios: los países firmantes se comprometen a reconocer y equiparar las titulaciones
  2. Adopción de un sistema universitario en 2 ciclos, semejante al de Estados Unidos de América: un primer ciclo genérico de 3-4 años (grado), y un segundo ciclo para la especialización (postgrado y/o doctorado)
  3. Establecimiento de un sistema internacional de créditos (Sistema Europeo de Transferencia de Créditos o ECTSSistema utilizado por las universidades europeas para convalidar asignaturas y, dentro del denominado proceso de Bolonia, cuantificar el trabajo relativo al estudiante. Un crédito ETCS corresponde a 25 o 30 horas de aprendizaje
    European Credit Transfer and Accumulation System → ECTS
    ): cada asignatura de los distintos planes de estudios, que seguirán siendo definidos a discreción de cada universidad en virtud de la libertad de enseñanza universitariaTambién conocida como «libertad de cátedra». Concepto que se originó en las universidades europeas medievales y define la autonomía de cada universidad para crear sus propias facultades o escuelas y para determinar los programas de estudio, tendrá un número determinado de créditos que podrán ser comparables y equiparables entre distintas universidades europeas. Un crédito equivale a 25 o 30 horas de estudio
  4. Promover la movilidad de estudiantes, profesores, investigadores y demás personal de universidad entre los países firmantes
  5. Promover la cooperación europea para garantizar la educación superior

 

Debido al EEESEspacio Europeo de Educación Superior → Ámbito de organización educativo que pretende armonizar los distintos sistemas educativos de la Unión Europea y proporcionar una forma eficaz de intercambio entre todos los estudiantes y docentes, desaparecen las tradicionales titulaciones de licenciado, diplomado, ingeniero, etc., y las carreras correspondientes, que son sustituidas por el mencionado sistema de dos ciclos:

 

En la siguiente tabla se muestra la estructura de los estudios y títulos universitarias actuales, con la correspondiente equivalencia de niveles de cualificación profesional en el EQFMarco común de referencia de la Unión Europea que toma como criterio de acreditación profesional y de formación las competencias laborales, con el fin de fomentar la movilidad de trabajadores en los países miembros
European Qualifications Framework → EQF
y en el CNCPCatálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales → Sistema que pretende inventariar las profesiones más significativas del momento, clasificadas por familias profesionales y jerarquizadas en 5 niveles de cualificación

  PLAN DE ESTUDIOS NIVEL EQFMarco común de referencia de la Unión Europea que toma como criterio de acreditación profesional y de formación las competencias laborales, con el fin de fomentar la movilidad de trabajadores en los países miembros
European Qualifications Framework → EQF
NIVEL CNCPCatálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales → Sistema que pretende inventariar las profesiones más significativas del momento, clasificadas por familias profesionales y jerarquizadas en 5 niveles de cualificación CRÉDITOS TÍTULO
Primer ciclo Grado 6 4 180-340 Grado*   
7 300-360 
Segundo ciclo Maestría 7 60-120 Máster
Doctorado 8 5 (depende de la universidad) Doctor
 * Algunos estudios de Grado son considerados equivalentes a Máster: Arquitectura, Farmacia (con 343 ECTSSistema utilizado por las universidades europeas para convalidar asignaturas y, dentro del denominado proceso de Bolonia, cuantificar el trabajo relativo al estudiante. Un crédito ETCS corresponde a 25 o 30 horas de aprendizaje
European Credit Transfer and Accumulation System → ECTS
),
Odontología y Veterinaria (300 ECTSSistema utilizado por las universidades europeas para convalidar asignaturas y, dentro del denominado proceso de Bolonia, cuantificar el trabajo relativo al estudiante. Un crédito ETCS corresponde a 25 o 30 horas de aprendizaje
European Credit Transfer and Accumulation System → ECTS
),
Medicina (360 ECTSSistema utilizado por las universidades europeas para convalidar asignaturas y, dentro del denominado proceso de Bolonia, cuantificar el trabajo relativo al estudiante. Un crédito ETCS corresponde a 25 o 30 horas de aprendizaje
European Credit Transfer and Accumulation System → ECTS
, 6 años lectivos)     

 

Sobre el EEESEspacio Europeo de Educación Superior → Ámbito de organización educativo que pretende armonizar los distintos sistemas educativos de la Unión Europea y proporcionar una forma eficaz de intercambio entre todos los estudiantes y docentes se dan opiniones contrapuestas. En lo relativo a la calidad de la educación universitaria y a su función en el mundo, hay quienes defienden que la equiparación de titulaciones, incluyendo el cambio de los programas de estudio universitarios, para adaptarlos al mercado laboral, son una consecuencia lógica y beneficiosa del espacio de convivencia que  por su naturaleza comparten los estados de la Unión Europea. En el otro bando, se critica el hecho de que las reformas pudieran haberse realizado atendiendo más a los intereses económicos de las grandes empresas que a los de la comunidad educativa y humana en general, con un espíritu mercantilista, y se denuncia que el plan de BoloniaAcuerdo de colaboración firmado en 1999 por los ministros de educación de 29 países de la Unión Europea que tenía como objetivo facilitar el intercambio de titulados y adaptar el contenido de los estudios universitarios a las demandas sociales solo pretende convertir la universidad en una especie de cantera o fábrica de trabajadores, en detrimento del carácter universal y humanista, de investigación y desarrollo cultural, que la prestigiaba antaño. 

En cuanto a otros factores, como el económico y el social, lo cierto es que la aplicación de estos acuerdos ha supuesto un encarecimiento de las matrículas universitarias, sobre todo en los estudios de potsgrado (máster y doctorado), que puede dejar fuera de los estudios superiores a las clases sociales menos adineradas. Aunque tal vez esta última cuestión se deba a la elección de una u otra política a la hora de implementar el EEESEspacio Europeo de Educación Superior → Ámbito de organización educativo que pretende armonizar los distintos sistemas educativos de la Unión Europea y proporcionar una forma eficaz de intercambio entre todos los estudiantes y docentes, y no al acuerdo en sí mismo, claro.

Independientemente de la postura que se adopte, este tema daría para llenar uno o más artículos, por lo cual ahora no podemos dedicarle más tiempo.

 

Vías de acceso a estudios superiores

 Ir a la universidad o hacer formación profesional no son opciones excluyentes: mucha gente que ha cursado formación profesional decide continuar estudios universitarios

El dilema a que se enfrenta cualquier graduado en ESOEducacion Secundaria Obligatoria → Educación Secundaria Obligatoria, sistema español de enseñanza. no es estudiar formación profesionalConjunto de materias y acciones educativas que tienen como finalidad la preparación de una persona para adquirir una cualificación profesional que le permita ejercer una actividad laboral (en la práctica, se excluyen de esta formación los estudios universitarios) o ir a la universidad, aunque así lo hayamos planteado al principio de este artículo. De hecho, muchas personas con formación profesionalConjunto de materias y acciones educativas que tienen como finalidad la preparación de una persona para adquirir una cualificación profesional que le permita ejercer una actividad laboral (en la práctica, se excluyen de esta formación los estudios universitarios) acaban también cursando estudios universitarios, ya que una opción no excluye la otra. El verdadero problema radica en que mientras el acceso a la formación profesionalConjunto de materias y acciones educativas que tienen como finalidad la preparación de una persona para adquirir una cualificación profesional que le permita ejercer una actividad laboral (en la práctica, se excluyen de esta formación los estudios universitarios) con el título de ESOEducacion Secundaria Obligatoria → Educación Secundaria Obligatoria, sistema español de enseñanza. es directo, ir a la universidad requiere haber superado lo que se denomina estudios de pregrado, que pueden ser:

 

Existe otros dos caminos —en realidad solo uno, porque depende de tu edad— denominados pruebas de acceso a la universidad para mayores de 25 o de 45 años. Y es que se permite comenzar estudios universitarios a aquellas personas que hayan cumplido 25 o 45 años antes del 31 de diciembre del año en que se convocan las pruebas, siempre que no cuenten con ninguna titulación que garantice ya ese acceso y superen, por supuesto, dichas pruebas. Pueden optar, generalmente, por una de 2 opciones:

  • a) Matricularse en el CURSO DE ACCESO para mayores de 25 o 45 años y superarlo, tras cursar distintas asignaturas
  • b) Inscribirse en la PRUEBA LIBRE DE ACCESO para mayores de 25 o 45 años, estudiar por cuenta propia las materias que conforman el programa, y aprobar los exámenes libres que se convoquen para tal fin

 

Si has acabado hace poco la ESOEducacion Secundaria Obligatoria → Educación Secundaria Obligatoria, sistema español de enseñanza. o estás a punto de hacerlo, no es probable que tengas la edad necesaria para someterse a las pruebas para mayores, por lo cual nos olvidaremos también de esta última posibilidad, y dedicaremos nuestro tiempo a conocer qué puede ofrecernos la opción que nos queda.

 

El bachillerato

Consiste en un programa de estudios voluntario que consta de 2 cursos académicos, que deben realizarse en un máximo de 4 cursos en régimen ordinario (presencial) en un instituto de enseñanza secundaria, público, privado o concertado, igual que la ESOEducacion Secundaria Obligatoria → Educación Secundaria Obligatoria, sistema español de enseñanza.. Aunque hay otras posibilidades orientadas principalmente a adultos: por un lado, el régimen nocturno, también impartido en institutos; por otro, estudiar en las modalidades semipresencialEl aprendizaje semipresencial se refiere a la combinación del trabajo presencial (en aula) y del trabajo en línea (combinando Internet y medios digitales)
Blended Learning → b-learning
y onlineen línea: en la Red, conectado
on line
, a través del Centro para la Innovación y Desarrollo de la Educación a Distancia (CDEAD), aunque impone ciertas condiciones: que en tu localidad no haya otra manera de estudiar bachillerato, que residas fuera de España, etc., por lo que tal vez no puedas optar por esta modalidad. Finalmente, hay otra alternativa:  puedes prepararte por cuenta propia y superar las pruebas libres de evaluación que cada año se convocan en las distintas comunidades autónomas (consulta esta página del Ministerio de Educación).

Opciones que ofrece el título de Bachiller
El título de Bachiller amplía tus oportunidades
(Figura: KOKESAN. Puedes reproducirla citando a su autor y la fuente: http://blogaplicacionez.es o http://formacionez.com)

 

El bachillerato se divide actualmente en 3 especialidades (visita esta web del Ministerio de Educación), entre las que debes elegir una, y hacerlo cuidadosamente, porque de esa elección puede depender tu futuro. Son las siguientes:

  • Artes
  • Ciencias
  • Humanidades y Ciencias Sociales

 

La especialidad de bachillerato que elijas es importante, porque condiciona las carreas que podrás estudiar

Con cualquiera de ellas se obtiene el título oficial de Bachiller, expedido por el Ministerio de Educación, cuya posesión permite seguir estudiando Formación Profesional de Nivel 3 —tema del que ya hablaremos— y cursar estudios universitarios, como ya dijimos. Aunque para conseguir el título no basta realizar con éxito los cursos que componen el plan de estudios, pues la LOMCELey Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa → Denominada popularmente como «ley Wert», es una ley del ordenamiento jurídico español con carácter de ley orgánica aprobada el año 2013, y que modifica la Ley Orgánica 2/2006, de 3 de mayo, de Educación (LOE).  impuso lograr una calificación final de 5 puntos sobre 10 y, como condición adicional, la superación de una evaluación total —conocida como reválida— de todo el bachillerato. Sin embargo, esta obligación ha sido aplazada o derogada en parte por el Real Decreto-ley 5/2016, de 9 de diciembre, de medidas urgentes para la ampliación del calendario de implantación de la LOMCE, en el cual se establece que, hasta la entrada en vigor de la normativa resultante del Pacto de Estado social y político por la educación, la evaluación final de bachillerato no será necesaria para obtener el título de Bachiller, sino exclusivamente para quienes quieran acceder a estudios universitarios.

Debes saber que la especialidad de bachillerato elegida a menudo condiciona tanto las carreras universitarias que pueden seguirse como las de formación profesionalConjunto de materias y acciones educativas que tienen como finalidad la preparación de una persona para adquirir una cualificación profesional que le permita ejercer una actividad laboral (en la práctica, se excluyen de esta formación los estudios universitarios), pues hay centros de estudios que exigen una especialidad en vez de otra, o que establecen preferencias a la hora de admitir alumnado. Por lo general, en caso de que haya falta de plazas, suele tenerse en cuenta: 

  1. Que la especialidad del bachillerato sea acorde con la carrera elegida. Por ejemplo, si piensas estudiar una ingeniería, pero estudiaste el bachillerato de Humanidades y Ciencias Sociales, lo tendrás más difícil que si hubieses estudiado la especialidad de Ciencias
  2. Nota media del expediente académico del bachillerato
  3. Nota obtenida en el bachillerato de la materia vinculada a los estudios que deseas cursar.  Por ejemplo, la nota de Biología si vas a estudiar una carrera relacionada con la sanidad

 

Empleo

Si hemos optado por seguir estudiando, en vez de buscar trabajo inmediatamente tras la ESOEducacion Secundaria Obligatoria → Educación Secundaria Obligatoria, sistema español de enseñanza., ha sido porque así lo aconsejan las estadísticas, en concreto los datos de ofertas de trabajo del informe Infoempleo Adecco 2015, que ya utilizamos en el artículo anterior. Vamos a recordarlos: 

OFERTAS DE EMPLEO (EJERCICIO 2014-2015)
Titulación exigida Porcentaje del total de ofertas %
Graduado Escolar y ESO 8,03
BUP, Bachiller y COU 16,82
Formación profesional 29,91
Titulación universitaria 45,24
TOTAL OFERTAS:  265.242
TOTAL PUESTOS/VACANTES: 813.908 

 

Está claro que las preferencias de las empresas a la hora de contratar personal siguen este orden:

  1. Titulación universitaria
  2. Formación profesional
  3. Bachiller
  4. ESO

Dado que hemos dejado la formación profesionalConjunto de materias y acciones educativas que tienen como finalidad la preparación de una persona para adquirir una cualificación profesional que le permita ejercer una actividad laboral (en la práctica, se excluyen de esta formación los estudios universitarios) para otra ocasión, vamos a hablar un poco de las posibilidades que ofrecen el título de Bachiller y los estudios universitarios.

 

Posibilidades para el Bachiller

El bachillerato es una vía para llegar a la universidad, por supuesto, y como tal la hemos tratado en este artículo. Sabemos ya en qué consiste y cómo estudiarlo, y que es importante elegir bien una de las tres especialidades que hoy en día existen. Pero también es algo más: supone un proceso de realización personal, por los conocimientos que nos otorga, y de oportunidades en lo profesional, porque  el Bachiller es un título oficial demandado por un número no despreciable de empresas, como en seguida veremos. Además, nos permite presentarnos a determinadas oposiciones en las que se exige precisamente esta titulación. Aquí tienes algunas: 

 

¿Y si no queremos ir a la universidad ni tampoco opositar? ¿De qué nos sirve el título? Por un lado, como ya apuntamos, con el Bachiller podemos continuar estudiando formación profesionalConjunto de materias y acciones educativas que tienen como finalidad la preparación de una persona para adquirir una cualificación profesional que le permita ejercer una actividad laboral (en la práctica, se excluyen de esta formación los estudios universitarios); por otro, buscar un empleo. Si nos fijamos en la segunda fila de la tabla que hemos reproducido, podremos ver que el 16,82% de las ofertas de empleo eran para personas con el título de Bachiller o similar. De modo que, aun sin empezar siquiera estudios universitarios, solo por tener el Bachiller, en el año 2015 habríamos podido optar al doble de trabajos que las personas con solo la ESOEducacion Secundaria Obligatoria → Educación Secundaria Obligatoria, sistema español de enseñanza..

 

Posibilidades para titulados universitarios

Ahora, suponiendo que superamos el bachillerato, logramos ir a la universidad y terminamos los estudios superiores, también podemos sentirnos satisfechos con la decisión tomada, porque tras finalizar un grado, máster o doctorado, habríamos podido presentarnos a uno de esos puestos para universitarios (el 45,24% del total). Sin embargo, debemos destacar que, también según el documento Infoempleo Adecco 2015 , el 28,46% de las ofertas que exigían un título superior no especificaba ninguna carrera en concreto, sino que se pedía cualquier titulación universitaria sin más, lo cual nos lleva a pensar que la exigencia de titulación pudiera obedecer a la simple necesidad de cribar el número de candidatos a los puestos ofertados, por una parte, y que la mayoría de esos puestos debieron de ser de una cualificación inferior al nivel de estudios exigido, por otra. Esto es muy interesante, porque significaría que podemos encontrar empleo con cualquier título del nivel exigido, el que sea, y que sería inteligente, por tanto, estudiar las carreras «más faciles» en vez de las «difíciles».

Puede haber una tercera razón por la cual en las ofertas correspondientes a esos porcentajes no se especifica ninguna especialidad: que la cualificación que las empresas necesitaban no pueda adquirirse estudiando en ninguna parte, sino en el trabajo, a través de la experiencia diaria, y/o por canales de aprendizaje alternativos. Tal vez por eso —solo tal vez— se exija una formación generalizada que sirva de fundamento para dicho aprendizaje. Personalmente, por mi trabajo como informático y en formación, puedo constatar que muchas profesiones relacionadas con Internet, la telefonía móvil, los videojuegos, y otras industrias en auge, no se encuentran cubiertas aún por ningún plan de estudios actual, sino que deben aprenderse al mismo tiempo que se desarrollan las tecnologías en que se basan. Y es que los avances tecnológicos van modificando el mercado laboral en tantos frentes, y a tal velocidad, que los sistemas educativos, sobre todo los oficiales, no son capaces de seguir el ritmo.

Es algo que también apunta, en cierto modo, el informe de Microsoft Empleos del mañana (Tomorrow’s Jobs), donde se afirma que en el año 2025 

el 65% de estudiantes actuales tendrá un empleo que todavía no existe

 

Mi experiencia particular se acerca de alguna manera al contenido de esta afirmación, aunque salvando con mucho las distancias. A fines de los años setenta del pasado siglo, cuando tuve que tomar la decisión de estudiar o no una carrera universitaria, y una vez hube resuelto que sí la estudiaría, no opté por nada semejante a la informática. Y no porque no hubiera aún estudios universitarios de esta disciplina, ni porque no me gustaran los computadores, pues había tenido la suerte de manejar uno desde muy joven, en la empresa donde trabajaba mi padre, e incluso de utilizarlo para intentar —sin éxito notable, evidentemente— conseguir los 14 aciertos en las quinielas de fútbol. Simplemente, creí que no tendría futuro siguiendo ese camino, y elegí otro en apariencia diametralmente opuesto, ya que me matriculé en la facultad de Filosofía y Ciencias de la Educación, en la que pasé cinco años realmente memorables. Valga como excusa para aquella decisión el hecho de que en aquellos días un computador era un artilugio enorme, que ocupaba gran parte de una habitación, reservado casi exclusivamente a grandes compañías, por lo general entidades bancarias. Y como yo no deseaba trabajar para ningún banco…

Lo cierto es que ha quedado patente que ser adivino tampoco era lo mío, porque poco tiempo después los computadores personales llenarían el mundo, e incluso ahora los llevamos —smartphones«Teléfono inteligente». Teléfono móvil programable por software y de propósito general (una minicomputadora) con una mayor conectividad que un teléfono móvil convencional
smart phone → smartphone
— en nuestros bolsillos, y porque al final mi profesión, con la que me gano la vida desde 1987, han sido y son las TICTecnologías de la Información y las Comunicaciones
Information and Communications Technology
. Juro que si alguien me hubiera dicho esto al comenzar la universidad, no lo habría creído. ¿Un ordenador, o varios, en cada casa? Imposible. Aunque no me arrepiento de haber tomado aquella decisión, porque mis estudios iniciales fueron tremendamente útiles después, cuando empecé a estudiar y ejercer la informática, al menos para tener una visión diferente de las cosas. 

Regresemos al presente, y al informe de Microsoft, que pretende señalarnos diez profesiones hoy inexistentes, pero que podrían ser importantes y mayoritarias en 2025. Algunas, como diseño del cuerpo humano, creación de hábitats virtuales, biohacker, o comentarista de cultura digital, parecen muy interesantes, y tal vez volvamos a hablar de ellas en otro artículo. Pues a diferencia del humilde autor de estas líneas, Microsoft no suele equivocarse en sus predicciones. Aunque quizá eso se deba a que el futuro lo diseñan, en gran medida, las compañías poderosas como esa, y casi nunca los filósofos informáticos.

Si quienes han confeccionado ese informe tienen razón, puede que no sea posible todavía estudiar hoy la carrera que nos interesará ejercer mañana. Pero también sugiere algo más inquietante: que quienes inician ahora estudios universitarios quizá estén empezando a prepararse para una profesión que tal vez haya desaparecido antes de que terminen esos mismos estudios. Es algo que debemos tener en cuenta, porque en la universidad podríamos invertir de 3 a 6 años de nuestras vidas, dependiendo del nivel de estudios que pretendamos alcanzar.

 

Conclusión

Parece claro que quienes decidan hacer el bachillerato tendrán más oportunidades que las personas con solamente la enseñanza obligatoria, independientemente de si después continuan estudiando en la universidad o no. Así que no vamos a insistir en esta cuestión: quedarse solo con la ESO no es muy inteligente. Pero, ¿y si tampoco tienes el Graduado en ESOEducacion Secundaria Obligatoria → Educación Secundaria Obligatoria, sistema español de enseñanza.? En tal caso, seguro que te preguntas: ¿No puedo hacer el bachillerato? ¿Ni tampoco ir a la universidad? Entonces, ¿qué opción me queda?

Hay buenas y malas noticias. La mala, que sin el graduado en ESOEducacion Secundaria Obligatoria → Educación Secundaria Obligatoria, sistema español de enseñanza. no es posible acceder a los estudios de bachillerato. La buena, que en España existe una forma alternativa de obtenerlo, a través de los CEPA (Centros de Educación de Personas Adultas) de las comunidades autónomas, que permiten —a mayores de 18 años, y excepcionalmente a mayores de 16 años con contrato de trabajo, o a deportistas de alto nivel— conseguir varias titulaciones, entre las que se encuentra la ESOEducacion Secundaria Obligatoria → Educación Secundaria Obligatoria, sistema español de enseñanza.. Si tienes 18 años o más, aquí puede estar tu salvación; si no, ser joven te da una ventaja que yo he perdido: no tienes más que esperar a cumplir la mayoría de edad. En el sitio web de educación de tu comunidad autónoma encontrarás más información (aquí tienes el enlace a la página de la Comunidad de Madrid).

Para seguir con las buenas noticias, repetiremos algo que ya apuntamos anteriormente: también es posible ir a la universidad sin hacer el bachillerato, con solo la ESOEducacion Secundaria Obligatoria → Educación Secundaria Obligatoria, sistema español de enseñanza., o incluso sin haberla aprobado siquiera, y sin hacer las pruebas de acceso para mayores de 25 o 45 años: a través de la formación profesionalConjunto de materias y acciones educativas que tienen como finalidad la preparación de una persona para adquirir una cualificación profesional que le permita ejercer una actividad laboral (en la práctica, se excluyen de esta formación los estudios universitarios). Un tema del que nos ocuparemos, como ya hemos dicho más de una vez, en el próximo artículo.



Escribe una respuesta o un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.