blog APLICACIONez®
En cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012, te informamos de que al entrar en este sitio consientes en la instalación de algunas cookies (pequeños archivos de texto que se guardan en tu equipo) que recogen datos estadísticos y de navegación. Si pulsas sobre el botón Acepto asumimos que has leído y aceptas nuestras condiciones de Política de privacidad (PPDP) y, por tanto, la instalación de las cookies, así que estas se instalarán en tu equipo inmediatamente, y podrás navegar por estas páginas. En caso contrario, si no deseas aceptar nuestra PPDP, pulsa sobre el botón Cancelar para abandonar este sitio sin que las las cookies se instalen en tu equipo. Te estaremos igualmente agradecidos por tu visita.

Acepto         Cancelar


Año I - Vol- I
3 Noviembre, 2016

Vehículos autónomos: ya no hay vuelta atrás

La conducción autónoma —denominación curiosa, pues se refiere a vehículos sin conductor— es sin duda una de las tecnologías que más van a influir en nuestro futuro inmediato. Hace poco se produjo la primera entrega de un camión de cerveza autónomo. El viaje se realizó entre las localidades de Fort Collins al norte y Colorado Springs, incluyendo el complicado y siempre congestionado tramo que atraviesa Denver, la capital estatal, de norte a sur.

 

otto
El Gran Uber Otto en su sede de San Francisco (Foto: Steve Jurvetson – Licencia: CC BY 2.0)

 

El vehículo, un camión con remolque de la empresa Otto (una subsidiaria de Uber), transportó unas 50.000 latas de cerveza para la compañía Anheuser-Busch, en lo que se considera como “un éxito increíble” y “una muestra de lo que es posible” con la tecnología actual, según dijo Lior Ron, el cofundador de Otto.

James Sembrot, a cargo de Estrategias Logísticas en Anheuser-Busch, afirmó que estas tecnologías se verán “ampliamente usadas en las carreteras de todo el país” y que el resultado será “mejorar la seguridad de todos los usuarios de las carreteras”.

Hay que aclarar que el camión autónomo solo se encargó del viaje en la carretera, ya que antes de entrar a la carretera y después de salir un conductor profesional estuvo al volante.

Ese mismo conductor, según el comunicado de Otto, se mantuvo dentro de la cabina del camión durante todo el viaje, así como miembros de patrulla de tráfico de Colorado, que se mantuvieron en alerta durante esta experiencia piloto.

Según Ron, en “el futuro previsible”, seguirá habiendo chóferes humanos dentro de las cabinas de los camiones autónomos, aunque no sentados en el tradicional asiento del conductor.

El camión de Otto viajó de promedio a unos 90 kilómetros por hora y se le pagó por sus servicios (470 dólares por unas dos horas), por lo que se considera como el primer vehículo autónomo que reporta ingresos directos a su empresa.

Como en el caso de otros avances tecnológicos recientes (drones, por ejemplo), aún no existen leyes que regulen el uso de vehículos de carga autónomos ni su presencia en las carreteras, que depende de las condiciones del tráfico o del clima.