¿Qué hacer después de la ESO: estudiar o trabajar?


¿Has acabado la⁠ ESOEducacion Secundaria Obligatoria → Educación Secundaria Obligatoria, sistema español de enseñanza.? Y ahora, ¿qué vas a hacer? Unos pocos años atrás, esta duda se resolvía contestando a una simple pregunta: ¿quieres estudiar o trabajar? En la actualidad, luego veremos los datos que lo demuestran, conseguir empleo con tan solo la ESOEducacion Secundaria Obligatoria → Educación Secundaria Obligatoria, sistema español de enseñanza. o con estudios inferiores es muy difícil. Así que la respuesta, tanto si has aprobado la ESOEducacion Secundaria Obligatoria → Educación Secundaria Obligatoria, sistema español de enseñanza. como si no, parece clara: tienes que seguir estudiando. Y aquí nos topamos con otro problema: ¿Qué deberías estudiar? ¿Y cómo afectará lo que decidas hoy a tu provenir?

Si bien en APLICACIONez® nos dedicamos al desarrollo de software en general, ya sabrás que nuestro departamento de educación, formacionez, se especializa en la enseñanza de las TICTecnologías de la Información y las Comunicaciones
Information and Communications Technology
. Esa especialización no impide, sin embargo, que a menudo nos topemos con estudiantes que tienen muchas dudas sobre su futuro, y no solo en relación con la informática. Este artículo inaugura una serie en la que trataremos de ofrecer la información necesaria para tomar la mejor decisión.

 

¿Qué hacer después de la ESO?
¿Qué hacer después de la ESO? Estudiar o trabajar 
(Figura: KOKESAN. Puedes reproducirla citando a su autor y la fuente: http://blogaplicacionez.es o http://formacionez.com)

 

El mercado laboral

Independientemente de aspiraciones de superación personal y cultural, que por supuesto son del todo loables, el fin último para estudiar de cualquier joven en una sociedad compleja suele ser preparar su entrada en el mercado laboral. Dicho de otro modo: estudiamos para poder trabajar. Al menos, esa es la tendencia general, y prueba de ello es que durante las épocas de abundancia de empleo —en esto, cualquiera tiempo pasado fue mejor— muchos jóvenes españoles abandonaron sus estudios, incluso los obligatorios, por ocupar un puesto en la construcción. Ya sabemos que, por desgracia, la mayoría se quedó sin ese trabajo, y sin estudios, una vez estalló la burbuja inmobiliaria, para pasar a formar parte de la llamada generación «nini», jóvenes que ni estudian ni trabajan. En 2014, según el informe Panorama de la Educación 2014 publicado por la OCDEOrganización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos → Organismo de cooperación internacional, fundado en 1960, compuesto por 35 estados, cuyo objetivo es coordinar sus políticas económicas y sociales, el 25% de las personas entre 15 y 29 años de nuestro país estaba en esa situación.

Si no queremos engrosar ese porcentaje, debemos estudiar o buscar trabajo. Así que, recurriendo otra vez a la estadística, para saber qué nos convendría más, y en espera de tener información ya interpretada —no únicamente cifras en bruto— sobre el año presente o el pasado 2016, nos conformaremos con un informe anterior, Infoempleo Adecco 2015, en el cual se recoge que la distribución de ofertas de empleo en 2015, según el nivel formativo requerido por las empresas, fue la siguiente:

OFERTAS DE EMPLEO (EJERCICIO 2014-2015)
Titulación exigida Porcentaje del total de ofertas %
Graduado Escolar y ESO 8,03
BUP, Bachiller y COU 16,82
Formación profesional 29,91
Titulación universitaria 45,24
TOTAL OFERTAS:  265.242
TOTAL PUESTOS/VACANTES: 813.908 

 
 

La tabla, que es un resumen de otras contenidas en dicho documento, confirma lo expresado al principio de estas líneas: es difícil encontrar trabajo con únicamente la enseñanza obligatoria, ya que solo un 8,03% de los empleos requería tener el graduado en ESOEducacion Secundaria Obligatoria → Educación Secundaria Obligatoria, sistema español de enseñanza. o estudios primarios, porcentaje que ni siquiera supone la mitad de las ofertas que exigían estar en posesión del título de BachillerBachiller es un título oficial que se obtiene tras la superación del Bachillerato, un programa de estudios de 2 cursos que suele estudiarse generalmente de los 16 a los 18 años u otros equivalentes (16,82%). En cambio, un 29,91% fueron para titulados en formación profesionalConjunto de materias y acciones educativas que tienen como finalidad la preparación de una persona para adquirir una cualificación profesional que le permita ejercer una actividad laboral (en la práctica, se excluyen de esta formación los estudios universitarios), y el 45,24% para personas con titulación universitariaEs una distinción dada por una universidad, generalmente después de la terminación exitosa de un programa de estudios. En las universidades anteriores al Proceso de Bolonia, los títulos eran diplomado, ingeniero, arquitecto técnico, licenciado, arquitecto e ingeriero superior, y doctor. Actualmente, se reducen a 3: grado, máster y doctor.

A la vista de los datos, podríamos deducir que cuantos más elevados sean nuestros estudios, más oportunidades se nos presentarán en el mundo laboral. Lo cual corrobora también la afirmación del inicio de este artículo: tienes que seguir estudiando. Y no solo con el objetivo de conseguir los conocimiento necesarios para llevar a cabo con éxito las labores de una profesión, sino también para obtener un título que te permita acceder al mercado laboral. Porque si bien hay muchas profesiones que podrías ejercer sin titulación alguna, y que existen claros ejemplos de personas que abandonaron sus estudios y triunfaron, como Bill Gates y Steve Jobs, por citar solo un par bien conocido, las empresas exigen cada vez más un diploma que acredite tus habilidades.

Esto es lo que se desprende del citado informe: si queremos trabajar en una empresa, necesitamos un título. Pero, ¿cuál? Para escoger bien, debemos saber primero qué opciones existen, por supuesto, y también tener en cuenta ciertos cambios que se han producido durante la última década en el mercado laboral. Y aquí entran en escena algunos conceptos, relativamente nuevos, que pasamos a explicar.

 

Competencias laborales y cualificación profesional

De acuerdo a la Recomendación 2008/C 111/01/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 23 de abril de 2008, el Marco de Cualificaciones Europeo (EQFMarco común de referencia de la Unión Europea que toma como criterio de acreditación profesional y de formación las competencias laborales, con el fin de fomentar la movilidad de trabajadores en los países miembros
European Qualifications Framework → EQF
) es un sistema común de referencia cuyo fin principal consiste, entre otros muchos, en facilitar la movilidad de trabajadores de los estados de la Unión Europea, para lo cual es preciso homogeneizar criterios a la hora de valorar a cada trabajador de igual manera en cada uno de los países miembros. Para ello, el EQFMarco común de referencia de la Unión Europea que toma como criterio de acreditación profesional y de formación las competencias laborales, con el fin de fomentar la movilidad de trabajadores en los países miembros
European Qualifications Framework → EQF
adopta un criterio común de valoración basado en las competencias laborales o competencias profesionales

El concepto de competencia laboral, surgido en los ochenta, define los conocimientos (saber), las actitudes (saber ser) y las habilidades (saber hacer) de una persona para llevar a cabo con éxito una actividad específica. Existen competencias de distintas categorías: básicas, como leer y escribir, sociales, que tienen que ver con la inteligencia emocional, técnicas, que definen una actividad laboral, etc. En este artículo nos referimos principalmente a las competencias técnicas, que se pueden y se deben aprender para ejercer una profesión, para desarrollar una determinada tarea en el trabajo. Un ejemplo de una competencia laboral técnica concreta que debe poseer todo contable podría ser rellenar adecuadamente los libros de contabilidad de una empresa. En cambio, presentar y liquidar los impuestos en Hacienda sería otra, quizá más apropiada para un asesor fiscal o gestor. Aunque hay personas, por ejemplo quienes han estudiado la especialidad de Administración y Gestión de formación profesional o las carreras universitarias de Administración de Empresas y Finanzas, o tienen la doble titulaciónDos carreras universitarias, que se estudian al mismo tiempo, y otorgan una titulación doble. El tiempo de estudio puede (300 a 380 créditos) ser algo inferior, muy poco, a estudiar cada carrera por separado (240 créditos * 2= 480 créditos) de Administración de Empresas y Derecho, que pueden ser al mismo tiempo, y entre otras muchas cosas, contables y asesores fiscales.

Queremos decir con todo esto que cualquier persona, sea cual sea su oficio, posee siempre más de una competencia que le permite ejercerlo. Por eso, al conjunto de competencias profesionales con significación para el empleo, que pueden ser adquiridas a través de la experiencia laboral o mediante la formación, damos el nombre de cualificación profesional.  Volviendo a nuestro ejemplo del contable y el asesor fiscal, la cualificación profesional que permite adquirir las dos competencias que antes mencionamos, llevar la contabilidad y liquidar impuestos, se llama Gestión Contable y Auditoría.

Hoy en día, tanto para trabajar en España o en en el extranjero, necesitamos no solamente adquirir conocimientos, sino también un diploma o título que acredite nuestra cualificación profesional a ojos de las empresas que deberán contratarnos. A menos, claro, que intentemos acceder a puestos de baja o ninguna cualificación, aunque estos cada vez parecen más escasos, y a menudo son cubiertos por personal con una preparación mayor a la exigida. Por fortuna para nosotros, uno de los objetivos del EQFMarco común de referencia de la Unión Europea que toma como criterio de acreditación profesional y de formación las competencias laborales, con el fin de fomentar la movilidad de trabajadores en los países miembros
European Qualifications Framework → EQF
, como ya dijimos, es garantizar que la cualificación profesional de una persona sea reconocida de igual modo en todos los países miembros de la Unión Europea, y por eso este marco establece que cada país debe facilitar los cauces necesarios para mantener un sistema homogéneo de formación y de titulaciones.

En España, el organismo responsable de esta labor es el Instituto Nacional de las Cualificaciones (INCUAL), un instrumento técnico encargado, entre otras muchas funciones, de la definición, elaboración y mantenimiento del Catálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales (CNCP). Se trata de un documento —en el sentido más amplio de la palabra— que pretende inventariar las profesiones más significativas del momento, clasificadas por familias profesionales. 

Actualmente son 26 familias, aunque estos números pueden y deben ir cambiando con la inevitable evolución del mercado:

  • Actividades Físicas y Deportivas
  • Administración y Gestión
  • Agraria
  • Artes Gráficas
  • Artes y Artesanías
  • Comercio y Marketing
  • Edificación y Obra Civil
  • Electricidad y Electrónica
  • Energía y Agua
  • Fabricación Mecánica
  • Hostelería y Turismo
  • Imagen Personal
  • Imagen y Sonido
  • Industrias Alimentarias
  • Industrias Extractivas
  • Informática y Comunicaciones
  • Instalación y Mantenimiento
  • Madera, Mueble y Corcho
  • Marítimo-Pesquera
  • Química
  • Sanidad
  • Seguridad y Medio Ambiente
  • Servicios Socioculturales y a la Comunidad
  • Textil, Confección y Piel
  • Transporte y Mantenimiento de Vehículos
  • Vidrio y Cerámica

 

Cada familia puede englobar una o varias áreas de desarrollo y especialidades, que constituyen las 664 cualificaciones profesionales que a día de hoy se han catalogado. Pero cada cualificación profesional puede estar conformada por varias unidades de competencia, término que no debemos confundir con el de competencia laboral. Mientras una competencia laboral es un conjunto de habilidades, conocimientos y actitudes para la realización de una determinada tarea, como ya explicamos, una unidad de competencia es el agregado mínimo de competencias laborales que pueden ser reconocidas oficialmente. En ocasiones, la unidad de competencia puede reunir en sí varias competencias laborales; otras veces, constará solamente de una.

Para ilustrar el concepto con un ejemplo, esta vez de nuestra especialidad, la informática, escogeremos la cualificación profesional IFC154_3 Desarrollo de aplicaciones con tecnologías web, que define la capacidad para crear aplicaciones web, como su nombre indica. Se compone de las siguientes unidades de competencia:

  • UC0491_3: Desarrollar elementos software en el entorno cliente
  • UC0492_3: Desarrollar elementos software en el entorno servidor
  • UC0493_3: Implementar, verificar y documentar aplicaciones web en entornos internet, intranet y extranet

 

Una persona que trabaja en una empresa programando los formularios y diálogos de alerta que se abren en el navegador de Internet, como Explorer, Chrome o Firefox, deberá demostrar su capacidad para desarrollar software que funciona en el computador del cliente, generalmente escrito usando lenguajes como JavaScriptlenguaje de programación de guiones, lo cual significa que esa persona habrá superado, mediante formación o a través del aprendizaje en el trabajo, la unidad de competencia UC0491_3: Desarrollar elementos software en el entorno cliente. En cambio, si se ocupa de escribir programas que se ejecutan en el servidor web, digamos en lenguajes como PHPpreprocesador de hipertexto
PreHypertext Processor
y ASPpáginas activas en el servidor
Active Server Pages
, le corresponderá la segunda unidad de competencia del listado (UC0492_3: Desarrollar elementos software en el entorno servidor). Quien se encargue de publicar y documentar los sitios web creados por las otras dos personas, deberá acreditar la unidad de competencia UC0493_3: Implementar, verificar y documentar aplicaciones web en entornos internet, intranet y extranet., que incluye la publicación en sistemas de gestión de contenidos (CMSsistema de gestión de contenidos: software instalado en un servidor para publicación en la Web
Content Management System
) como WordPresssistema libre y gratuito de generación de contenido web, por ejemplo, o JoomlaSistema de gestión de contenidos que permite desarrollar sitios web dinámicos e interactivos, de manera sencilla a través de un «panel de administración». También supondremos que en la misma empresa hay una cuarta persona que lo coordina todo, y que necesita poseer las capacidades de las otras tres, por lo que debería haber adquirido la cualificación completa (IFC154_3 Desarrollo de aplicaciones con tecnologías web).

 

Niveles de cualificación y formación

No todas las cualificaciones son iguales en rango, sino que se ordenan jerárquicamente, de menor a mayor, teniendo en cuenta la complejidad de las competencias laborales y la responsabilidad del puesto de trabajo que puede ocupar una persona con una determinada cualificación. Así, el EQFMarco común de referencia de la Unión Europea que toma como criterio de acreditación profesional y de formación las competencias laborales, con el fin de fomentar la movilidad de trabajadores en los países miembros
European Qualifications Framework → EQF
estableció en principio 8 niveles:

 

En España, varios reales decretos y leyes que regulan el CNCPCatálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales → Sistema que pretende inventariar las profesiones más significativas del momento, clasificadas por familias profesionales y jerarquizadas en 5 niveles de cualificación han reducido esa jerarquía a solo 5 niveles, que son los siguientes:

ESTUDIOS NIVEL DEFINICIÓN
FORMACIÓN PROFESIONAL 1 Competencia en un conjunto reducido de actividades de trabajo relativamente simples correspondientes a procesos normalizados, siendo limitados los conocimientos teóricos y las capacidades prácticas. A este nivel pertenecen empleos de auxiliar, en los que se exige formación profesional básica —para la que no se requieren estudios previos— o solamente estudios primarios y/o ESOEducacion Secundaria Obligatoria → Educación Secundaria Obligatoria, sistema español de enseñanza.
2 Competencia en un conjunto de actividades profesionales bien determinadas, con la capacidad de utiliza instrumentos y técnicas propias. Concierne principalmente a un trabajo de ejecución que puede ser autónomo en el límite de dichas técnicas. Requiere conocimientos de los fundamentos técnicos y científicos de su actividad y capacidades de comprensión y aplicación del proceso. Los empleos de este nivel corresponden a estudios intermedios de formación profesionalConjunto de materias y acciones educativas que tienen como finalidad la preparación de una persona para adquirir una cualificación profesional que le permita ejercer una actividad laboral (en la práctica, se excluyen de esta formación los estudios universitarios), al bachilleratoEs la denominación actual de un programa académico de 2 cursos, cuya superación otorga el título oficial de Bachiller, con el cual se pueden continuar estudios universitarios o de formación profesional superior y a otras titulaciones equivalentes
3 Competencia en un conjunto de actividades profesionales que requieren el dominio de diversas técnicas y puede ser ejecutado de forma autónoma. Comporta responsabilidad de coordinación y supervisión de trabajo técnico y especializado. Exige la compresión de los fundamentos técnicos y científicos de las actividades y la evaluación de los factores del proceso y de sus repercusiones económicas. En este nivel se incluyen estudios superiores de formación profesional y, en casos contados, diplomaturasAntigua titulación de educación superior en España que se obtenía tras realizar un programa de estudios universitarios de 3 años de duración universitarias
UNIVERSIDAD 4 Competencia en un amplio conjunto de actividades profesionales complejas realizadas en una gran variedad de contextos que requieren conjugar variables de tipo técnico, científico, económico u organizativo para planificar acciones, definir o desarrollar proyectos, procesos, productos o servicios. La formación asociada a este nivel de cualificación requiere un conjunto de conocimientos iniciales correspondientes a un nivel de preparación universitario de gradoTítulo que se obtiene tras realizar y superar ciertos estudios de educación superior (universidad) entre 3 y 6 años de duración, aunque los de 5 años o más suelen considerarse equiparables a los títulos de Máster y másterTítulo universitario de 1 a 2 años de duración, superior al de Grado (que es requerido para estudiar el máster) e inferior al de Doctor
Master → del latín, magister
licenciaturaTítulo que se obtenía tras realizar y superar ciertos estudios de educación superior (universidad) entre 4 y 6 años de duración. El Plan de Bolonia ha sustituido esta titulación por los títulos de Grado y Máster, así como arquitectura técnicaEn educación, antes del Plan de Bolonia, Arquitecto Técnico era un título universitario obtenido al superar estudios de 3 años de duración, equivalente a una diplomatura. En la actualidad, ha sido sustituido por el título de Grado y arquitectura superiorEn educación, antes del Plan de Bolonia, Arquitecto Superior era un título universitario obtenido al superar estudios de 6 años de duración, equivalente a una licenciatura. En la actualidad, ha sido sustituido por el título de Máster,  ingeniería técnicaEn educación, antes del Plan de Bolonia, Ingeniero Técnico era un título universitario obtenido al superar estudios de 3 años de duración, equivalente a una diplomatura. En la actualidad, ha sido sustituido por el título de Grado e ingeniería superiorEn educación, antes del Plan de Bolonia, Ingeniero Superior era un título universitario obtenido al superar estudios de 6 años de duración, equivalente a una licenciatura. En la actualidad, ha sido sustituido por el título de Máster. Actualmente este nivel está previsto en el CNCPCatálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales → Sistema que pretende inventariar las profesiones más significativas del momento, clasificadas por familias profesionales y jerarquizadas en 5 niveles de cualificación, pero no se recogen cualificaciones en concreto para él 
5 Competencia en un amplio conjunto de actividades profesionales de gran complejidad realizados en diversos contextos a menudo impredecibles que implica planificar acciones o idear productos, procesos o servicios con gran autonomía personal. Responsabilidad frecuente en la asignación de recursos, en el análisis, diagnóstico, diseño, planificación, ejecución y evaluación. La formación asociada a este nivel de cualificación requiere un conjunto de conocimientos iniciales correspondientes a un nivel de preparación universitario superior, como algunos másterTítulo universitario de 1 a 2 años de duración, superior al de Grado (que es requerido para estudiar el máster) e inferior al de Doctor
Master → del latín, magister
 o el doctoradoConjunto de estudios y trabajos cuyo inicio requiere la posesión de un título universitario de Máster, y que están encaminados a obtener el título de Doctor, la máxima titulación que una universidad puede otorgar. Actualmente, tampoco hay ninguna cualificación de este nivel recogida en el CNCPCatálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales → Sistema que pretende inventariar las profesiones más significativas del momento, clasificadas por familias profesionales y jerarquizadas en 5 niveles de cualificación

  

Cabe indicar que las cualificaciones profesionales pueden adquirirse simplemente por la experiencia laboral, trabajando, y es posible obtener una titulación oficial a través un proceso de acreditación de competencias (visita esta página del SEPEServicio Público de Empleo Estatal → Organismo autónomo de la Administración General del Estado español que tiene encomendado la ordenación, desarrollo y seguimiento de los programas y medidas de la política de empleo. Su actual denominación sustituye en el año 2003 a la anterior, Instituto Nacional de Empleo (INEM)). Pero a la edad en que se suele terminar la ESOEducacion Secundaria Obligatoria → Educación Secundaria Obligatoria, sistema español de enseñanza., como es el caso que nos ocupa, parece poco probable que hayas acumulado la experiencia necesaria, por lo que la mejor manera consiste en continuar estudiando. Y precisamente otro de los objetivos del EQFMarco común de referencia de la Unión Europea que toma como criterio de acreditación profesional y de formación las competencias laborales, con el fin de fomentar la movilidad de trabajadores en los países miembros
European Qualifications Framework → EQF
, considerado vital para que este marco sea efectivo, es garantizar a los ciudadanos europeos el acceso a una formación adecuada, tanto en la juventud como durante toda la vida laboral. En consecuencia, tenemos dos opciones, que no son excluyentes, para adquirir una cualificación profesional: la formación profesional y la universidad. La primera se ocupa de los niveles 1, 2 y 3 que muestra la tabla, y de hecho el total de cualificaciones inventariadas (664) en el CNCPCatálogo Nacional de Cualificaciones Profesionales → Sistema que pretende inventariar las profesiones más significativas del momento, clasificadas por familias profesionales y jerarquizadas en 5 niveles de cualificación, pertenecen a estos tres niveles; la segunda, la universidad, se reserva los niveles de cualificación 4 y 5, que aún no han sido recogidos por el catálogo.

 

Conclusión

La estadística nos dice que plantearse buscar trabajo con solamente la ESOEducacion Secundaria Obligatoria → Educación Secundaria Obligatoria, sistema español de enseñanza. es un riesgo, porque apenas un 8,03% de las ofertas de empleo de 2015 se conformaba con únicamente estudios primarios o secundarios obligatorios. Así que está claro que debemos continuar nuestra formación. Y aquí nos surgía otro dilema: ¿qué estudiar? Los datos también sugieren que parece lógico optar por ir a la universidad, ya que el porcentaje mayor de puestos ofertados exige una titulación universitariaEs una distinción dada por una universidad, generalmente después de la terminación exitosa de un programa de estudios. En las universidades anteriores al Proceso de Bolonia, los títulos eran diplomado, ingeniero, arquitecto técnico, licenciado, arquitecto e ingeriero superior, y doctor. Actualmente, se reducen a 3: grado, máster y doctor, frente al segundo lugar, la formación profesionalConjunto de materias y acciones educativas que tienen como finalidad la preparación de una persona para adquirir una cualificación profesional que le permita ejercer una actividad laboral (en la práctica, se excluyen de esta formación los estudios universitarios), y muy por encima del tercero, el BachillerBachiller es un título oficial que se obtiene tras la superación del Bachillerato, un programa de estudios de 2 cursos que suele estudiarse generalmente de los 16 a los 18 años o una formación similar.

Antes de decantarnos por una de las opciones, hemos aclarado algunos conceptos que nos permiten comprender el funcionamiento presente, y probablemente del futuro próximo, del mercado laboral. Así, hemos podido definir cuál debía ser nuestro paso principal: obtener una cualificación profesional adecuada, ya que es lo que las empresas de la Unión Europea tienen en cuenta a la hora de contratar. Pero, una vez más, al existir cinco niveles de cualificación, y estar distribuidos estos en dos tipos de formación diferentes, la formación profesional (niveles 1 a 3) y los estudios universitarios (niveles 4 y 5), nos encontramos ante otro dilema: ¿ir a la universidad o hacer formación profesional?

Casi todas las cuestiones importantes de la vida dependen de nuestros objetivos a corto y medio plazo, y cada decisión tiene consecuencias. Si tu meta es ganar el premio NobelGalardón internacional que la Academia Sueca del Nobel otorga anualmente para reconocer a personas o instituciones que hayan llevado a cabo investigaciones, descubrimientos o contribuciones notables a la humanidad en el año inmediatamente anterior o en el transcurso de sus actividades, o simplemente trabajar activamente en la investigación y el desarrollo avanzado de cualquiera de las artes o ciencias —incluyendo las aplicadas, como diseñar edificios, carreteras, puentes, automóviles, vehículos espaciales, etc., o las profesiones reguladasProfesión que sólo se puede ejercer mediante unas condiciones determinadas por una ley o norma legislativa: medicina, derecho, etc., como la medicina o el derecho— necesitarás obtener los mayores niveles de cualificación profesional y, por tanto, tendrás que ir a la universidad. En cambio, si no tienes prisa por seguir estudios universitarios, y lo que quieres es formar parte del mercado de trabajo cuanto antes, la formación profesional, que abarca los niveles 1 a 3 de cualificación, constituye el camino más rápido. 

En el siguiente artículo hablaremos de la primera de estas opciones. No te lo pierdas.



4 comentarios a “¿Qué hacer después de la ESO: estudiar o trabajar?”

Puedes dejar una respuesta o hacer Trakback para esta entrada.
  1. 🙂

    Esta genial tu redaccion y hay muchas informacion que no sabia
    que me has enseñado, esta genial.. te queria corresponder el espacio que dedicaste, con unas infinitas gracias, por preparar a personas como yo jujuju.

    Adios

  2. Gracias por leerlo y, desde luego, muchas más por tu comentario. Un saludo.

Escribe una respuesta o un comentario

Tu dirección de correo no será publicada.