Paradigmas de aprendizaje. Otra transformación necesaria

El paradigma educativo está obsoleto. Quizás nunca fue el adecuado, pero mucho menos ahora, porque en la sociedad del conocimiento los métodos clásicos de actuación jerárquicos, verticales y predefinidos no están preparados para reaccionar ni adaptarse con suficiente rapidez. Las organizaciones, si quieren competir eficazmente y adaptarse a los permanentes cambios, tienen que ajustar sus prácticas a las nuevas características y contextos del conocimiento. Ahora, más que nunca, tener la capacidad de actualizarse es más importante que saber algo en un momento dado.